Trabajo a distancia, conciliación y eficiencia desde dos empresas TIC.

El rumbo que toman (o de debieran tomar) las empresas en la actualidad pasa por ser más eficientes,  más Eco, y practicar un marketing de valores.  Esto es, entre otras cosas, ser consecuentes con su actividad, el entorno y todas las personas implicadas desde y hacia los servicios que ofrece.

Entre los temas de interés a los que se presta especial atención en la actualidad está el concepto de la Conciliación (laboral y familiar), que es la participación equilibrada de los miembros de la familia en las tareas de los ámbitos doméstico y público.  No son pocas, pero tampoco la mayoría, las empresas que han optado por la forma particular de conciliación que ofrece el teletrabajo. No a todas las empresas beneficia el teletrabajo, pero no existen unas líneas generales para explicar por qué.

La opinión más o menos extendida sobre el teletrabajo tiene dos partes; positiva y negativa. En nuestra percepción dual del mundo casi nunca vemos la gama de grises entre el blanco y el negro. Las ventajas del teletrabajo para el trabajador tienen que ver con la conciliación y las desventajas con la dificultad de diferenciación del ámbito personal y profesional.
Para la Empresa se supone la mayor productividad de los empleados pero menos control sobre ellos. Así como la reducción de algunos gastos fijos y la posibilidad de gestionar equipos multidisciplinares sin límites geográficos para el talento.

Aquí vamos a plantear el ejercicio del Teletrabajo desde dos casos de empresa específicos, ambas tienen un buen funcionamiento, una imagen de marca altamente valorada y un tamaño mediano (de 10 a 25 trabajadores)
Cyberneticos es la empresa de hosting líder en Andalucía, arrancó su actividad con algo parecido a una sede en Morón de la Frontera. Los dueños de la empresa coordinaban desde allí la actividad de varios empleados que trabajaban desde el hogar. La solución del teletrabajo resultó temporal en este caso por muchos motivos; en primer lugar los servicios que ofrece la marca exigen seguridad y por tanto una sede centralizada con un lugar físico donde se encuentran los servidores que proporcionan el espacio a los usuarios. Además la empresa funciona con dinámicas de trabajo en grupo que requieren formato presencial, un horario específico de soporte (que cubre casi las 24 horas del día) y muchas tareas de programación constantemente revisadas para mejora de las funcionalidades de la web.
Estas características componen la imagen de marca, entre otras cosas. Y dicha imagen hace necesaria la existencia de una sede, para tranquilidad de los fundadores pero también de los usuarios: es una empresa totalmente orientada a la calidad y a las necesidades del usuario final.

 

De otro lado tenemos a Fonoma, la start up de recargas a Cuba que aspira a ser el puente entre los cubanos que facilite la apertura y la comunicación entre personas. La situación de Cuba con las telecomunicaciones y el entorno en general, hacen del país un mix entre revoluciones y retrocesos, que tiene como resultado la necesidad dentro de Cuba de una ayuda para que los cubanos accedan a las redes sociales más cotidianas. Además la comunidad cubana resulta en una continua diáspora que hace más necesario si cabe el puente entre personas como una vía para mantener el contacto con familiares y amigos.


La empresa Fonoma comprende estas necesidades y además porta el carácter innovador tanto de los cubanos como del ámbito de las TICs; así se puede comprobar tanto desde el marketing externo (o lo que se ve), como desde el estructural: Esta empresa funciona 100% con teletrabajo, está compuesta casi en su totalidad por cubanos y tiene un soporte que cubre casi las 24 horas de diferentes usos horarios: sus trabajadores están en Cuba, Ecuador, Barcelona, Córdoba, Cádiz y, ocasionalmente,  otros lugares desde los que se conectan, con smartphone incluso, para realizar algunas funciones. Los fundadores de la empresa son cubanos, y son lo que podemos definir como Nómadas Digitales; las reuniones suceden en diversos horarios para cada trabajador y no se deja de compartir y requerir innovación para mejorar la calidad y las relaciones en el trabajo.

Puede resultar una idea equivocada de esto; «Nunca salen del lugar de trabajo», y es que aquí resulta un cambio de paradigma en la concepción del verbo trabajar. En este caso tiene que ver con la idiosincrasia cubana en este caso, pero también con las pretensiones de la cultura del emprendimiento; el trabajo no es igual al sacrificio. El trabajo, o una relación sana con él, implica esfuerzo, pero también la imbricación del mismo en la rutina del trabajador porque forma parte de él, y sobre todo porque disfruta trabajando.
El trabajo no es el lugar al que acudes cargado de energía y del que vuelves cansado y deseando desconectar, sino una fuente de inspiración y aprendizaje.

Si situamos a Fonoma en un extremo y a Cybernéticos en otro en la evaluación del formato de trabajo, comprobaremos que en ninguno de los casos sucede una falta de cohesión, o de identificación de los ideales de los trabajadores con la visión de la empresa. Las circunstancias llevan a cada una a la elección del teletrabajo o la centralización; pero en ambos casos resultan empresas eficientes que cubren exactamente las necesidades que tienen las personas.

Las conclusiones sobre el teletrabajo están en un debate muy reducido y cerrado que he querido desgranar aquí con pequeños análisis de dos casos de empresas concretas. Espero que os haya gustado y como siempre os haga pensar. En cualquier caso os dejo los enlaces de los sitios web que hablan de teletrabajo y de algunas empresas a las que se puede aplicar un puesto de esta característica. También podéis visitar los enlaces que hay a lo largo del artículo para conocer más desde vuestra propia perspectiva 😉

Autor: Antropoploga

Antropóloga, aprendiz, emprendedora y escritora... me va la ironía, la crítica y la reflexión. El pensamiento único y yo no nos llevamos bien; tan pronto detecto un dogma, se me vienen falacias a la cabeza, y luego falos. Un sinvivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *