Oda medio muerta

¿Por qué vivir?
El mundo que habitas está contaminado.
Tu especie; en decadencia. Por imperfecta.

No conozco a una sola persona que no haya padecido el desamor.
O una enfermedad, física o mental.

La familia que te cuida,
será la misma que reproduzca la violencia más subliminal.

Si eres el mayor de tus hermanos, darás tu vida y tu espacio por ellos,
y nadie te lo agradecerá.

Empezarás compartiendo a tus padres y tus recursos
con alguien a quien no elegiste para tu vida.
Así te acostumbrarás a prestar atención a personas a las que no amas.
Si eres el pequeño tendrás el amor de tus mayores,
pero pagarás el precio de la condescendencia. Y de la culpa.

Si eres hijo único, estarás solo ante la adversidad.
Si tus padres te trataron bien, sufrirás bulling.
Si tus padres te trataron mal, arrastrarás traumas a lo largo de tu existencia.
Hay mucha soberbia.

Puede que abusen sexualmente de ti, que te roben o que te apaleen.
También pueden sucederte las 3 cosas.
Puedes padecer ira, hastío, ansiedad u obesidad.
También puede pasarte todo esto, y que no te quiera nadie.

Las personas a tu alrededor pueden hacer que te ocurran cosas malas.
Hay superpoblación, desidia y malas palabras.
Divorcio, sexo sin ganas, lástima.
Si estás en EEUU, es probable que disparen a un familiar, amigo o conocido.
Si eres negro, es posible que sufras racismo, moving, o tiros.
Además.

Puede que sufras un accidente, y que no sea culpa de nadie.
También puede que sufras una catástrofe natural.
O política.
Puedes ser un refugiado de la guerra, ilegal en todos los países menos en el tuyo.
Que ya no es patria ni es casa.

Puedes ser una mujer, menstruar, desangrarte, escribir, desgarrarte,
o puedes estar en un cuerpo que no te corresponde.
Y ser pobre.

La burocracia, el cáncer, el alcoholismo y otras enfermedades,
individuales y sociales,
revolotearán cerca de tu cabeza… y padecerás alguna.
O todas.

Te verás obligado a trabajar.

También puede pasar, que no llegues a viejo
por una enfermedad (sin cura)
O que abusen de ti los curas.

No sé. Puede que mueras mañana.
Pero es probable que quieras morirte hoy.
¿Por qué no?

Autor: Antropoploga

Antropóloga, aprendiz, emprendedora y escritora... me va la ironía, la crítica y la reflexión. El pensamiento único y yo no nos llevamos bien; tan pronto detecto un dogma, se me vienen falacias a la cabeza, y luego falos. Un sinvivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *